7 cosas que debes saber antes de tener a tus gemelos

Tener un hijo es una cosa, pero tener dos a la vez es, digamos, otra cosa completamente distinta. El doble de cambio de pañales, el doble de tiempos de alimentación, el doble de amor. Si bien es realmente imposible prepararte para la llegada de los gemelos, le pedimos a nuestra amiga Alejandra, desde Talavera de la Reina que nos compartiera cualquier consejo o perlita de sabiduría que ha ganado al tener a sus adorables gemelos. Y si tú tienes algo que añadir, por favor compártelo en los comentarios!

  1. No empaques demasiado para ir al hospital. Yo llevé mi mini furgoneta llena hasta el tope con implementos y cosas que al final fue una molestia para descargar y cargar considerando que casi no usé nada de eso.
  2. No olvides tu sujetador de lactancia. No sabía que sería puesta de inmediato en un horario de lactancia y de bombeo tan intenso y hubiera sido muy bueno tener las manos libres mientras estás durante el bombeo en el hospital.
  3. Todo mejora. Como padres primerizos de gemelos, mi marido y yo no sabíamos esto. Yo creía que los primeros meses serían tan sólo el inicio y todo sería igual de demandante; que la crianza de los hijos siempre sería agotador y con muy pocas recompensas. Pero he conocido a algunos padres de hijos únicos que dicen que siempre hay retos, es sólo que los desafíos son distintos. Este no es el caso con los gemelos. No hay nada más difícil que tener gemelos recién nacidos, por lo que la frase “Todo se va a poner mejor” se convirtió en mi frase bandera.
  4. Vístete y sal a la calle, si puedes todos los días. Te sorprenderá cuánto te anima respirar aire puro.
  5. Algunas veces simplemente tienes que usar tapones para los oídos. Nicolás y Alejandro (los gemelos) tienen su horario de sueño, pero de vez en cuando se despiertan por la noche llorando. Es muy tentador ir a su dormitorio y tratar de ponerlos de nuevo a dormir, pero después de meses de noches sin dormir, entiendo que si están sanos y no están en su proceso de dentición, no tienen hambre, tienen su pañal limpio y no tienen frío o calor, ellos son capaces de volverse a dormir. Sí, lloran un momento pero vuelven a quedarse plácidamente dormiditos.
    Oírles llorar me rompe el corazón, así que en esos casos he recurrido a tapones para los oídos por un momento, mientras consiguen dormirse nuevamente.
  6. A los ocho meses, el juego cambia. Los 8 meses fueron un hito que en realidad significó que “las cosas más que nunca” para mí. Sonríen, hacen risitas, juegan, balbucean, dan abrazos, te toman de las manos, y exploran. Me paso todo el día / todos los días con ellos y una vez que llegan a esta edad, a pesar de que no hablan, empiezas a sentir que nos podemos comunicar.
  7.  Dicho esto, ahora que son unos niños adorables y cariñosos de 10 meses, estoy tratando de vivir de acuerdo a las palabras de este tonto pero muy sabio poema.

La limpieza y la colada pueden esperar hasta mañana

Pero los niños se me crecen con cada madrugada.

Así que, a tranquilizarse telarañas; polvo id a dormir!

Que estoy meciendo a mi bebé y lo estoy viendo sonreír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

88 − 83 =